El camión del futuro pide paso

01 Octubre 2015 | Noticias de interés sobre transporte de mercancías
/img/blog/transambiental-96533-med.jpg

Los grandes vehículos profesionales para la conducción rodada de mercancías por carretera han evolucionado en los últimos 30 años de forma espectacular siguiendo el objetivo de aportar soluciones eficientes para la conducción, para mejorar el rendimiento de la máquina y de las plataformas y para garantizar la seguridad de cualquier mercancía. Es un proceso lleno de avances en marcha, el camión no para de transformarse, de crecer en prestaciones. La pregunta que nos podemos plantear es cómo será ese camión en el futuro.

En esta línea, una de las respuestas visionarias más atrevidas -y controvertidas- la ofreció en septiembre de 2014 la firma germana Daimler Trucks en el Salón de Vehículos Comerciales de Hannover, en Alemania.

El fabricante cree que en torno a 2025 ya se habrán introducido dos cambios importantes que modificarán decisivamente el transporte por carretera: nuevos sistemas de motorización y conducción totalmente automatizada.

La primera variable, la de la motorización, afectará como hasta ahora a los consumos de combustible, al rendimiento de los motores y a su firma contaminante. Vehículos híbridos en el horizonte inmediato, camiones eléctricos a más largo plazo, transportes impulsados por energía de fisión o pilas de hidrógeno sin calendario de aplicación comercial previsto para vehículos profesionales.

El segundo cambio importante de los grandes vehículos de transporte por carretera sería la automatización total de la conducción, tanto, que los camiones y otros transportes menores circularían sin conductor, en la línea en la que están trabajando algunos fabricantes de coches como Ford, que ya cuenta con una directiva para probar sus prototipos en escenarios reales, en la calle y en las ciudades.  

La misma Daimler asegura que sus prototipos ya han circulado por la autopista A14 alemana a una velocidad constante de 80 kilómetros por hora, sin conductor y con tráfico real a su alrededor.

Si hemos de creer las profecías de Daimler, los futuros camioneros no viajarán en sus cabinas a tres metros sobre el asfalto, sino que gestionarán no uno sino varios transportes automatizados en cabinas situadas en sus propias empresas de distribución. ¿Cómo afectará eso a la oferta laboral? Tendrá que verse. 

Pero ¿cómo es eso de la circulación autónoma? El principio es sencillo, un sistema de radares con sensores situados en partes vitales del vehículo proporcionan al sistema de control monitorizado información en tiempo real y con suficiente antelación para poder tomar decisiones sobre velocidad, marchas, dirección o frenado que garanticen una conducción segura.  

Así será el transporte por carretera en algo menos de media generación. Quedaría por resolver qué hacer con las conducciones especiales, como las de mercancías peligrosas, que se haría con la vulnerabilidad de esos transportes que circularían solos en las rutas o qué se podría plantear para coordinar a los vehículos pesados en las carreteras de forma que se facilitara su circulación como un sistema integrado.

El camión del futuro ya está pidiendo paso.

 

Comunicación Transambiental

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Aceptar