El Gobierno quiere acabar con las empresas buzón en el transporte

27 Junio 2016 | Noticias de interés sobre transporte de mercancías
/img/blog/transambiental-125248-med.jpg
Hasta 10 veces más es lo que pueden llegar a pagar las empresas de transporte españolas en comparación con una de las mismas características pero instalada en un país de Europa del Este. De ahí la proliferación de las “empresas buzón”, que son aquellas que no llevan a cabo ninguna actividad económica en el país establecido sino que su motivo son las rebajas fiscales y laborales del mismo. Debido a la preocupación del sector, el Gobierno anunció que iba a ponerse a trabajar en el asunto. Ahora falta saber qué pasará ante los recientes resultados electorales.

Las empresas buzón suelen ser aquellas que, a pesar de ejercer su actividad económica en païses occidentales, deciden colocar su sede en un país de la Europa Oriental para beneficiarse de mejores condiciones en la política fiscal y laboral. El aumento de éstas, sobretodo en el transporte de mercancías por carretera, es, sin duda, uno de los problemas más graves del sector, ya que se basa en la competencia desleal y provoca que el empresario español instalado en España se encuentre en situación de desventaja respecto al empresario español que se ha instalado en otro país de la Europa del Este.

El director general de Transporte Terrestre del Ministerio de Fomento calificaba la medida que estaba preparando el Gobierno como “un golpe de efecto”, aunque no concretó más detalles ni especificó cuándo se empezaría a aplicar. Algunas fuentes, sin embargo, ya apuntan a que la medida se quedará en un simple proyecto de normas que no servirán para frenar el fenómeno.

La preocupación llegó hasta el Parlamento Europeo donde ya el eurodiputado británico, Brian Simpson, denunció la proliferación de las empresas buzón y la poca efectividad de la medida establecida en el reglamento destinada a luchar contra el aumento de las empresas buzón diseñando requisitos que les pusiera más barreras a la hora de deslocalizarse. Más contundente fue el Comisario de Medio Ambiente, el político esloveno Janez Potocnik, quien aseguró que las empresas buzón no deberían existir y que, en caso de que si así fuese, deberían desaparecer. Desde Dirección General de Transporte y Movilidad de la Comisión Europea apuestan por la colaboración entre los distintos estados miembros de la UE para frenar el fenómeno.

Sea como sea, debe ponerse fin a esta práctica de competencia desleal y acabar con las empresas buzón, que en muchos casos, no llegan ni tan siquiera a comprar los vehículos en el país de residencia.


Comunicació Transambiental

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Aceptar