La Comisión Europea pretende facilitar el transporte de residuos para su reutilización, impulsar una economía circular y luchar contra los traslados ilícitos de residuos.

15 Diciembre 2021 | Noticias de interés sobre transporte de mercancías
/img/blog/aerial-view-of-container-cargo-ship-in-sea_2.jpg
La Comisión Europea pretende evitar que la UE traslade su contaminación a otros países, de esta manera ha propuesto un sistema más eficiente para la circulación de exportaciones de residuos, cuya tiene intención de volver a entrar en la economía circular, ligado a unas normas más estrictas contra el tráfico de residuos, con una novedad, los traslados de residuos serán adaptados a la era digital mediante la introducción del intercambió electrónico de documentación, de esta manera se simplifica los procedimientos ya conocidos. En primer lugar, los traslados de residuos a países de la OCDE se controlarán de cerca y la generación de problemas ambientales podrá suspenderse en el país de destino, además, las exportaciones a países no incluidos a la OCDE se restringirán y solo podrán realizar los traslados si los terceros países están dispuestos a recibirlos y tienen la capacidad de gestionarlo de forma sostenible.  

Antes que nada, la UE revisa las normas sobre traslados de residuos porque es de vital importancia pues el Reglamento actualmente vigente de 2006, no es aplicable ni se adapta a la movilización de residuos que hay a día de hoy, además de la carencia en las disposiciones para garantizar una gestión de forma sostenible en los países de destino y provocar problemas medioambientales y de salud pública en dichos países. Al respecto, las exportaciones de residuos de la UE han aumentado cada año puesto que se transportan entre países de la UE unos 70 millones de toneladas de residuos, asimismo, una exportación cerca de 33 millones de toneladas de residuos a países no pertenecientes a la UE en 2020. 

Como se puede comprobar, los procedimientos administrativos vigentes limitan la circulación de residuos, por lo que no solo ralentizan la transición hacia una economía circular también no hay un control ni gestión adecuado por lo que pueden perjudicar la salud humana y el medio ambiente. Por lo tanto, no se extrae el valor añadido que puede generar una buena gestión de los residuos, utilizándolo como materiales secundarios para contribuir a una economía más circular. 

Para abordar la falta de control, la propuesta de nuevo Reglamento sobre los traslados de residuos de la UE, tiene como finalidad un nuevo enfoque basado en los compromisos del Pacto Verde Europeo, el plan de Acción "contaminación cero", plan de Acción para la Economía Circular y nueva estrategia de la UE para luchar contra la delincuencia organizada 2021-2025, los cuáles evitan las normas vigentes y dan a lugar delitos medioambientales en la UE y en terceros países. 

Por consiguiente, las nuevas normas de aplicación sobre traslados de residuos pretenden cubrir tres objetivos:

   -Asegurar que la UE no exporte sus problemas de residuos a terceros países. 
   -Facilitar el transporte de residuos para su reutilización en la UE. 
   -Luchar contra la delincuencia organizada y los traslados ilícitos de residuos. 


De tal manera garantizarán un traslado sostenible, dentro y fuera de la UE por lo que la exportación no implicará contaminación al extranjero, de esta manera contribuirá hacia una economía circular. Por otra parte, aportarán beneficios medioambientales y económicos a los terceros países que importen residuos de la UE gracias a las normas estrictas que se impondrán en las medidas propuestas, así como, incluir nuevas normas suplementarias para reducir la generación de residuos y vigilar que no se dé lugar a residuos que sean imposibles de reutilizar o reciclar. 

A continuación, enumeramos las principales medidas propuestas sobre la exportación de residuos de forma sostenible a terceros países: 

   -Se establecerá una lista de países autorizados para importar residuos de la UE a través de una solicitud oficial del país para la importación de residuos no peligrosos de la UE, así como una demostración de que pueden valorizarlos de una manera adecuada. Aplicable en el caso de países no pertenecientes de la OCDE. 

  -La Comisión hará un seguimiento y control de los niveles de exportación de residuos de la UE a países de la OCDE, para evitar problemas medioambientales o de salud pública en el país. En el caso que se produjera un exceso de las exportaciones de residuos, la Comisión solicitará información sobre el tratamiento de los residuos en el país que se trata con opción de suspender la exportación si no hay garantías que sea un tratamiento sostenible. 

   -Para garantizar que los residuos son respetuosos con el medio ambiente, las empresas exportadoras de la UE tendrán que llevar a cabo auditorías independientes sobre sus exportaciones de residuos fuera de la UE. 

   -Para aquellos productos específicos que ocasionen preocupación, como, por ejemplo, vehículos usados y baterías, se elaborarán criterios propios para diferenciar entre residuos y mercancías usadas. 

Con la condición de promover una economía circular y aprovechar el mercado de residuos de la UE, se adoptarán las siguientes medidas sobre el traslado de residuos entre Estados miembros pertenecientes a la UE: 

   -Digitalización de todos los procedimientos que rigen los traslados de residuos, en concreto, los residuos de la llamada lista "verde". 

   -En el caso de traslados destinados a la valorización en instalaciones certificadas por los Estados miembros de la UE, se crearán nuevas disposiciones para apoyar el uso de procedimientos acelerados. 

   -Clasificación armonizada de residuos a escala de la UE. 

   -Nuevas disposiciones para el cálculo de las garantías financieras que los agentes económicos deben acreditar antes de enviar residuos al extranjero. 

   -Términos nuevos y más estrictos de aplicación para los traslados de residuos destinados a ser incinerados o depositados en vertederos. 

Finalmente, estas son las medidas a aplicar para hacer frente a los traslados ilícitos y luchar contra la delincuencia organizada: 

   -La Comisión apoyará las investigaciones transnacionales de los Estados pertenecientes a la UE sobre el tráfico de residuos, con la colaboración de los conocimientos de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF). 

   -Se creará un canal con autoridades medioambientales, aduaneras, policiales y otras autoridades de inspección para mejorar la cooperación y la coordinación contra los traslados ilícitos de residuos.
  
   -Con lo que respecta a las sanciones administrativas, se mejorarán las normas vigentes contra los traslados ilícitos para que sean más disuasorias y se apliquen de manera más coherente en toda la UE. 

   -Una revisión de la Directiva sobre los delitos contra el medio ambiente, que contemplará sanciones penales disuasorias. 

   -Para acabar, ayuda económica a los proyectos diseñados para ayudar a las autoridades competentes en la lucha contra el tráfico de residuos. 

Con las medidas propuestas, no implicarán cambios importantes en las normas vigentes sobre las exportaciones de la UE en los tipos de residuos peligrosos y otros residuos, como pueden ser urbanos mezclados y los residuos plásticos sin clasificar dentro de la UE, cuyos se deberá digitalizar la documentación que acompañe su circulación. Eso sí, implicarían grandes cambios en relación a la exportación de residuos de la "lista verde" porque a pesar de no ser peligrosos, su tratamiento puede causar una contaminación ambiental y dañar la salud pública.  

Sin embargo, puede surgir una duda con aquellos residuos que permanezcan en la UE en lugar de ser exportados a causa de las nuevas normas, y bien es cierto que uno de los objetivos es que la exportación solo tendrá lugar cuando los residuos se gestionen de manera sostenible con el medio ambiente. Por lo tanto, las nuevas normas se aplicarán tres años después de la entrada en vigor del nuevo Reglamento, de tal modo que habrá tiempo suficiente para preparar nuevos modelos de negocio y los flujos de residuos hacia un tratamiento más ambientalmente racional. Por esa razón, se esperan beneficios en la creación de nuevos puestos de trabajo en la economía circular como una mejora en la competitividad de la industria. Para hacer frente al problema a escala mundial, la UE colaborará con los socios internacionales a través de iniciativas en organizaciones multilaterales, en primer lugar, por la Asamblea de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente en febrero de 2022 y la Conferencia de las Partes en el Convenio de Basilea en junio de 2022, de esta manera, promoverá mejores prácticas de gestión de residuos y modelos circulares. 

Finalmente, desde Transambiental como empresa de transporte de residuos peligrosos estamos satisfechos con las nuevas medidas propuestas y el nuevo Reglamento porque como se ha podido comprobar a través del artículo,  se ha puesto de manifiesto la necesidad de nuevas normas sobre los traslados de residuos para evitar que los residuos de la lista verde se exporten de la UE a países e instalaciones en los cuáles se pueden causar problemas ambientales y dañar la salud pública, además de promover una economía circular y luchar contra el tráfico ilegal de residuos. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Aceptar